La Estevia. Parte 4. Recolección, poda. y propagación.

De Marzo a Septiembre más o menos cada tres meses,  se proceder a cortar con tijera limpia, la planta a una altura de 7- 10 Cm del suelo. Las hojas viejas son las que contienen la mayor parte de los principios activos. La cosecha se debe hacer antes de la floración cortando la planta antes de agosto – septiembre, momento en el que comienza a florecer. Para mantenerla durante mucho tiempo se puede podar a menudo, obteniendo así varias cosechas por año. También se pueden usar las hojas frescas, tienen un gusto muy fuerte, cercano al regaliz, para agregarlas a infusiones o bien o ensaladas frescas. Ese sabor dulce intenso le da frescura a las ensaladas, si bien no debemos añadir hojas de Estevia en cantidad, solo unas pocas, para que no sea el sabor predominante.

Lo recolectado se acumula en cajas para ser secadas o para preparar Estevia líquida. Las ramas frescas, recién cosechadas deben recogerse en recipientes evitando presionar o agitarlas en exceso. Nunca ensacar o hacer haces muy densos  con ellas.

No es conveniente aprovechar las hojas que se secaron en la planta. Estas es mejor retirarlas manualmente. Si hacemos cultivo en sustrato no hidropónico, podemos echar estas hojas secas en el sustrato, ya que son un magnífico fertilizante natural. De hecho las hojas e Estevia y sus ramas tiene una gran utilidad en la agricultura orgánica, pero eso será tema de otro manual.

Si alguna rama toca el sustrato, debemos podarla, para evitar que la humedad del sustrato para a las hojas y favorezca la proliferación de hongos.

Propagación o Multiplicación.

La propagación por semillas  solo es recomendable en los cultivos destinados a la investigación y mejora de la planta, porque al ser de fertilización cruzada, da lugar en las semillas a una variabilidad genética, que produce plantas disparejas en tamaño, niveles de azucares totales, años de vida, etc. Si se parte de semillas, las ponderemos a germinar en nuestros en semilleros en cuatro lotes mensuales de febrero a mayo, para trasplantarla definitivamente a los bancales unos 90 días después. Pero esto es muy difícil de realizar y requiere mucho cuidado y atención. Nosotros hemos realizado pruebas con más de 100 semillas y el resultado fue del 0%.

Lo aconsejable para el cultivo en casa es la reproducción por esquejes, pues se conseguirá una plantación uniforme con las características de la planta madre. Para ello plantaremos los esquejes en semillero sobre un sustrato rico en materia orgánica, como puede ser  1/3 de tierra, 1/3 de compost y 1/3 de vermiculita, o algo parecido obtenido por mezcla de la tierra con humus, por ejemplo 3 partes de tierra, una parte de tierra negra,  más ½ parte de serrín todo ello bien mezclado.

Este sustrato se mantendrá húmedo con frecuentes y reducidos riegos, siendo lo mejor usar un pulverizador para evitar encharcamientos. Otra opción es usar el kit hidropónico para plantar los esquejes, ya que es un sustrato húmedo que no encharca y se riega automáticamente. El resultado es bastante bueno.

Producción de esquejes.

A partir de la primavera y casi hasta mediados del verano, se puede reproducir por esquejes. Hay que evitar plantar un brote que acabe en flor, porque no enraizará.

Cuando las varas de la planta alcancen unos 25 cm, de altura, cortamos las plantas a una altura de unos 10 Cms. del sustrato, empleando para ello una tijera bien afilada y limpia para reducir el daño a la planta. Dos meses después, se observara que han nacido ramas laterales (esquejes) desde la raíz de la planta, estas ramas laterales cuando tienen 8 Cms. de largo y un mínimo de 4 pares de hojas, están listos para ser cortados y plantados.

Siembra de esquejes.

Los esquejes deben remojarse por 10 minutos como mínimo y 2 horas como máximo en una solución fría de agua con tabaco como desinfectante (100 grs de tabaco por 20 L de agua). El tabaco es opcional, aunque ayuda aumentar el éxito.

Se cubre el sustrato que hemos preparado con una capa de 1 a 2 cms. de arena limpia,  para evitar que las hojas tengan contacto con el sustrato y se produzca la proliferación de hongos. Eliminamos las hojas inferiores de los esquejes y lo introducimos en un agujero hecho con un palo en el sustrato y presionamos  fuerte con los dedos alrededor del tallo, para que haga contacto con la tierra húmeda. Si lo hacemos con el kit hidropónico, realizamos un agujero con un palo en el sustrato y colocamos el esqueje, con los mismo cuidados de que ninguna hoja toque el sustrato y evitando el sol directo.

No dejar pasar mucho tiempo desde que se corta y hasta que se planta el brote. Mejor cortar y plantar inmediatamente o mantener en agua como si fuesen flores cortadas.

Mantener los esquejes a cubierto del sol directo, aunque en sitio luminoso durante unos 8 días, posteriormente dejar que el sol de directo en las plantas. Los esquejes enraizados (a los 21-30 días de sembrados), se trasplantan con su cepellón para que sufra la planta y raíces lo menos posible, al lugar definitivo. En caso de hacer los esquejes en el kit no es necesario transplantarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *