La Estevia. Parte 2. Mesa de cultivo vertical.

 

El interés del cultivo de la Estevia reside en que sus hojas verdes molidas son 30 veces más dulces que el azúcar de caña y las secas son  15 veces más dulce que el azúcar común. Poseen propiedades favorables para la salud humana.

estevia_1

A pesar de su  origen tropical, puede cultivarse en España, tanto en exteriores como en interiores, donde se consigue mejor rendimiento. Como el clima de la península es diferente al tropical, la planta tiene un comportamiento diferente, que debemos tener en consideración cuando realizamos su cultivo.

En las Islas Canarias su comportamiento es muy similar al de su país de origen. Sin embargo en la península, durante el otoño se acortan los días,  originando una considerable parada en su crecimiento, haciendo que se seque y se comporte como una planta plurianual, pudiendo rebrotar hasta 4 o 5 años.

Al llegar la primavera, la planta se reactiva, y de sus raíces vuelven a salir brotes. Puede llegar a echar flores y generar semillas, pero estas semillas no pueden germinar, por lo que la reproducción es por esqueje.

Podemos encontrar semillas a la venta. Nosotros plantamos más de 100 y no conseguimos que germinara ninguna, así que te aconsejamos que no compres semillas.

Su temperatura ideal está entre 15 y 26° C, por lo cual es muy apropiada para el cultivo en interior. Necesita ser regada con regularidad y prefiere los suelos húmedos antes que secos, pero no tolera bien los terrenos encharcados. Se puede cosechar hasta 5 veces al año, durante más o menos 4 o 5 años, sobre todo si se cuidan las raíces y se poda al ras después de cada cosecha.

La planta necesita mucho fosforo, lo que la hace la candidata perfecta para cultivos biológicos e hidropónicos. Funciona muy bien con el fertilizante orgánico a base de algas Nutrialive, de Ecogarden Irisana.

Hay descritas Estevias de 1 metro o más, es difícil superar los 60 cm con nuestro clima. Nosotros en un kit hidropónico  logramos una de más de  1,2 metros de altura, en interior. Aunque es una planta muy espectacular con esta altura, su productividad de hoja es reducida, ya que engorda el tallo y las hojas se separan. Es preferible hacer podas y trabajar con plantas más bajas, lo que  da una mayor productividad de hoja.

IRISANA, dentro de su gama Ecogarden, presenta dos kits, que se adaptan muy bien para el cultivo de Estevia en casa, sobre todos si disponemos de muy poco espacio. En esta entrada vamos hablar del cultivo en la mesa vertical que permite ahorrar espacio y cultivar varios tipos de plantas. Una autentica mesa de cultivo, que ocupa muy poco espacio.

Podemos cultivar entre 18-20 plantas con una base de 45 cm. de diámetro, el equivalente a una superficie de 120×60 cm. Tiene una altura con su base de 112 cm.

Las posibles ubicaciones para la mesa son: terrazas cubiertas, galerías, invernaderos, patios interiores o cualquier rincón de la casa bien iluminado,  y posibilidad de ventilación.

mesa_cultivo_vertical_dos_colores

Para el cultivo de Estevia, recomendamos un sustrato ligero y con buen drenaje. El diseño de las macetas trébol permite una buena distribución de las planta de Estevia pero su forma hace que los sustratos minerales, como la tierra se apelmacen, atrapando las raíces y dificultando el crecimiento de las plantas.

En época de producción recomendamos un riego diario moderado o un riego cada dos días pero más abundante. La Estevia es una planta que acusa muy rápido la falta de agua. Cuando tardamos en regarla, las hojas se marchitan y se arrugan, perdiendo su vigorosidad, esto es más acentuado cuanto más grande es la planta. Si vamos a varios días fuera, antes de irnos debemos realizar un riego abundante. El reservorio de agua que hay en el fondo de las macetas, se llenará y ayudará  a mantener la planta en buen estado.

En caso de que se nos marchite debemos realizar varios riegos abundantes, y muy frecuente, para intentar recuperara. Estos riegos deben ser solo de agua, ya que el fertilizante puede hacerla colapsar. Si queremos darle un refuerzo para ayudar a recuperarla, el nutriente orgánico Nutrialive puede agregarse al agua de riego en una proporción de 30ml por cada 4 litros de agua de riego. Debido a su composición y origen no saturará a la planta y la ayudará a recuperar.

total_humus_ecogarden_irisana

Como complemento a los riegos debemos emplear algún tipo de fertilizante, como el humus Ecogarden Irisana o el fertilizante líquido Total, que por su alto contenido en fósforo es muy apropiado para la Estevia y su bajo pH ayuda a mantener el pH del sustrato, dentro de los niveles más apetitosos para la planta, entre 5.5 y 7.5, sobre todo en zonas con agua de riego duras.

Conviene respetar la dosificación y la frecuencia que se indica en el recipiente, ya que la Estevia necesita nutrientes, pero un exceso puede hacer que colapse y muera la planta. Es preferible espaciar el tiempo de aportación de fertilizante que acortarlo, ya que una mayor dosis no implica una mayor producción en el este caso, sino todo lo contrario.

Cuando la Estevia seque y realicemos la última poda con la llegada del otoño, es conveniente regar solo una vez al mes y poca cantidad, para que las raíces se conserven y puedan volver a brotar. Un exceso de humedad podría hacer que se pudrieran.

En el siguiente artículo hablaremos del cultivo hidropónico de la Estevia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *